18 abril 2008

¿Otro violador en serie en nuestra ciudad? Algo en nuestras leyes no funciona

Cuando día tras día, cuando semana tras semana, mes tras mes y año tras año aparecen casos de este tipo, a cualquier persona se le tienen que revolver las tripas con las actuaciones de semejantes individuos.

Ha habido un intento de violación en la zona de Juan Flórez, y parece ser que no ha sido la única.
¿HASTA CUÁNDO CON ESTA LACRA?

Como vecino de esta ciudad, me gustaría que todas las fuerzas políticas se sentaran de una vez por todas y lo tomen como un problema de Estado. ¿Las medidas a acordar? Como administrador del Blog del Ventorrillo apoyaría una ley de trabajos forzados de por vida, con las ventajas siguientes para este tipo de bazofia:

- Trabajar 9 horas diarias, sustituyendo el trabajo de las máquinas de la Tercera Ronda por el trabajo de la fuerza de estos miserables. A cambio, estarían respirando al aire libre y puro. Se les daría de comer tres platos diarios y después a dormir a la celda.
- ¿ Cuál serían las ventajas para nuestra comunidad? Por un lado, la Administración se ahorraría unos sueldos, y los que tendría que pagar a esos obreros, se les pagaría por hacer otros trabajos menos duros, se les daría una mejor preparación con cursos, seminarios, y así los trabajos más precarios los harían siempre los que se los ganen, violadores, pederastas, etarras, cualquier asesino etc...

¿Es más anticonstitucional esta postura ó mejor que cumplan 5 años en una prisión calentitos y salgan cobrando el subsidio de desempleo?

A partir de ahora, ya me pueden llamar de todo los protectores de los derechos sociales. Por mi parte, sé que compartirán mi opinión las familias que hayan sufrido en sus propias carnes la crudeza de esas fechorías.

Ni la Ley de Vagos y Maleantes del 4 de Agosto de 1933 aprobada por el Gobierno de la 2ª República y por consenso de todos los partidos era tan dura. Quiero dejar claro también, que muchos aspectos de aquella ley han quedado totalmente desfasados, tales como la persecución a homosexuales, borrachos y demás, pero en lo que respecta a lo arriba indicado me parece que era incluso demasiado "permisiva".

1 comentario:

Virtu dijo...

El problema está en que nuestros políticos están más preocupados por la "reinserción" de los que cometen delitos, que de los derchos y seguridad de los ciudadanos que no los cometen. Me parece sano que estos individuos se reinserten, pero que lo hagan en la cárcel con los presos comunes, de todos es sabido que entre ellos se entienden perfectamente...