26 agosto 2009

El Ideal Gallego se ha hecho eco también de la queja bloguera en cuando a la FALTA DE AGENTES en verano

Artículo de Abel Peña El personal dedicado a labores de prevención disminuye en el verano javierl alborésLas ocasionales protestas de los vecinos sobre la seguridad -o la falta de ella- en las calles coruñesas tienen su justificación en el descenso de la plantilla propio de estas fechas, tanto en el caso de la Policía Local como en el de la Nacional.

En esta última, cerca de un tercio de los funcionarios disfrutan de sus vacaciones mediante un sistema rotatorio que termina con el mes de septiembre, según el Sindicato Unificado de Policía (SUP).

Eso no quiere decir que se descuiden las patrullas que formen parte de la disposición ciudadana, sino que todos los departamentos se encuentran justos de personal por estas fechas. “En ocasiones, recibimos llamadas que no podemos atender y que desviamos al 092”, confiesan esas mismas fuentes. En realidad, hay entre cuatro y cinco zetas (como se conoce a los coches patrulla marcados con distintivos) patrullando la ciudad en un momento u otro, lo que por regla general es suficiente para una ciudad del tamaño de A Coruña. “Lo que ocurre es que a veces hay que llevar a un preso a Teixeiro, o un detenido... Ha habido veces que nos hemos quedado con uno solo”, añaden.

Esta limitación en los recursos ha dado pie a algunas quejas vecinales, como la de unos residentes en O Ventorrillo, donde unos turistas franceses sufireron el robo de las pertenencias que guardaban en el coche. Según parece, cuando llamaron a Lonzas, se les dijo que ninguna patrulla podía acudir al lugar de los hechos.

Irritados > Aquello irritó a las víctimas, sobre todo cuando se les pidió que condujeran el vehículo en cuestión hasta la comisaría para poder examinarlo. “Cuando llegamos, había docenas de coches alineados”, comentan indignados en el blog del barrio. A este respecto, algunos funcionarios aclaran que la sección científica se desplaza en otros casos, como en un robo con fuerza en un local, pero que resulta más práctico hacerlo a la inversa.

En cuanto al número de patrullas, lo que las determina no es la cantidad de coches, sino de funcionarios, que ahora están de vacaciones. Desde el SUP también recuerdan que ha habido un incremento gradual en la plantilla de funcionarios de la Policía Nacional últimamente.

A pesar del recorte de personal propio del período estival, distintas fuentes policiales aseguran que la ciudad está viviendo un verano tranquilo. Aunque comprenden el deseo vecinal de una mayor presencia de agentes en las calles, recalcan, cada vez que se menciona la Policía de Barrio, que no es la mejor manera de gestionar los recursos humanos del 091.

“Claro, a todo el mundo le gusta tenernos cerca, pero hay una gran parte de la labor policial que no es visible para el ciudadano, y que es muy importante”, recuerdan desde Lonzas.

No hay comentarios: