07 octubre 2010

La AVV del Agra del Orzán por el estilo de la AVV del Ventorrillo

Si leéis el Ideal Gallego de mañana viernes, veréis que las declaraciones de la AVV del Agra del Orzán son calcadas a las de la AVV del Ventorrillo cuando les preguntan por temas tan peliagudos como el de la zona de la Ronda de Outeiro y Penamoa respectivamente.

Se van por la tangente, pero ni un ápice de verles intención de exigir algo a las autoridades. Más bien, todo lo contrario, están "encantados" con su trabajo.

10 comentarios:

MIGUEL dijo...

Amiguitos del sociolisto Losada, ¿qué van a decir?, "un puñado de locales", "culpa de los clientes". La clientela se la gana uno a pulso. El problema que engloba al Vwentorrillo y al Agra (a fin de cuentas primos-hermanos ambos barrios) son los mismos focos:

- PENAMOA: y todo lo que atrae, delicuencia, droga, navajeo, escoria y podredumbre....

- LOS LOCALES: EL KING-reducto de los yonkis, donde beben y donde duermen a precios "económicos", con una posada que es PENAMOA 2; EL BALSA-guarida de negros y moros, las malas lenguas hablan de cosas que no se pueden decir sin pruebas; EL FLASH Y LA ABADIA-remanso de colombianos, venezolanos y demás individuos, de los que curiosamente también las malas lenguas hablan de cosas que no se pueden decir sin pruebas; EL CUBANO-ring de peleas callejeras continuas cada fin de semana; RENGLON-que pregunten a la Policia Nacional, pero también las malas lenguas hablan de cosas que no se pueden decir sin pruebas.

- INMIGRACIÓN: se han formado importantes guetos debido a lo bajo de los alquileres de nuestros barrios, barrios de proletarios honrados pero que ahora acomodan a cientos de inmigrantes con graves problemas económicos.

Esto es lo que hay...

N.G. dijo...

Me duele que por un grupo de mal nacidos al final todo el colectivo inmigrante se lleve mala fama.

Con todos los problemas con los que se tienen que enfrentar al llegar (los prejuicios de la gente local, el desconocimiento de la cultura local y a veces del idioma) los que se esfuerzan por trabajar o formarse y, en general, integrarse quedan ensombrecidos por un grupo que se dedica a la delincuencia. Me parece insolidaridad total por parte de este grupo. ¿Y qué puedes esperar de ellos si no respetan ni a sus compatriotas? Nada. No respetan nada.

N.G. dijo...

El problema no es de dónde vengan, el problema es la delincuencia que no se le puede permitir ni a locales, ni a extranjeros.

Lo digo por si no queda claro, porque como siempre la prensa es la primera que menciona la inmigración. Tirar la piedra y esconder la mano, creo que se le llama.

MIGUEL dijo...

La inmigración siempre supondrá un alto porcentaje de la delincuencia, baste conocer las propias estádisticas de actuación que maneja la policía; básicamente porque se trata de gente con pocas posibilidades que busca un futuro mejor y con una mano delante y otra detrás llega a lo que semejaba un "maná" y se encuentran con una selva donde abunda la pobreza. Ante eso, sin nucleo familiar ni de amigos al que recurrir, poco más queda que robar y delinquir.
No nos vamos a rasgar las vestiduras ni a ser más papistas que el Papa, no vamos a andar con pañitos calientes por miedo a a que demagogicamente se nos acuse de racistas, el problema de delicuencia en el barrio viene dado por PENAMOA y estas masas de delincuencia extranjera que tenemos presentes y esto así, y es lo que hay.
Debemos pedir más seguridad ciudadana y mano dura. Hay que erradicar esas situaciones que van en contra de el bienestar del barrio, de su civismo social y de su valor económico.

N.G. dijo...

Para mí es la prensa la que introduce la idea de que inmigración es igual a delincuencia. En este artículo, por ejemplo, habla de la delincuencia en la zona. Sin más, suelta que ha aumentado la población inmigrante en la zona para después advertir de lo malo que es relacionar inmigración y delincuencia.

Es totalmente contradictorio. Una forma sútil y enreversada de meter esa idea en la gente.

Además esto perjudica la imagen de los que vivimos en la zona y protestamos. Seguro que a una serie de personas (políticos sobre todo), con tal de no mover un dedo para arreglar el problema, les interesa acusarnos de racismo o xenofobia cuando lo único que pido para mí barrio es: no a la violencia, no a la prostitución, no al tráfico de drogas. (Si la Coruña es del Freddy ¿Dónde está este tipo cuándo se le necesita?)

Simplemente no podemos darles la oportunidad de llamarnos lo que no somos. Hay que ir un paso por delante de los que no quieren hacer nada por solucionar nuestros problemas.

Que sí, que un porcentaje de los que causan problemas (no la totalidad) son extranjeros pero lo que nos molesta no es que sean extranjeros si no que delincan y (hablando en plata) nos jodan el barrio. Y no podemos dejar que algunos desvíen la atención de este hecho para sus intereses.

Uno que se fija y vive en el barrio dijo...

En la c/Panamá posible "puticlub" en una entreplanta arriba de un bar... ¿probable origen de la reyerta vivida en esa calle hace unos días?

Anónimo dijo...

Rosa Barreiro===== Graña

N. dijo...

Una que se fija y vive en el barrio: creo que sé a que sitio te refieres y opino igual que tú.

anónimo de katanga dijo...

D. Paco Graña,ni una mala palabra ni una buena acción...ahora resulta que lo que lo pase en un bar es culpa de los clientes y no del dueño del local.

no está bien generalizar pero por esa zona se junta toda la chusma extranjera y local sin que nadie tome medidas,bueno igual cuando tenga que venir un juez a levantar a alguno que está tapado con una sabana se acuerdan de hacer algo..verdad sres Losada y Pose Mesura?,da vergüenza ajena pasar a determinadas horas por alli

Alicia dijo...

Desapruebo y repudio la pasividad de las asociaciones vecinales y las autoridades; está claro que hay un margen de actuación para la ciudadanía de manera asertiva y adulta, porque ellos no parecen haberse preocupado del deterioro de la convivencia en muchos lugares de nuestra ciudad. Pero también me duelen especialmente algunas palabras como hija y nieta de emigrantes: gente honrada que por motivos económicos salió a ganarse lo que en Galicia se les negaba. Yo misma nací fuera de Galicia, vine a los once años y, ya de adulta, me vi obligada a emigrar por motivos laborales. Afortunadamente, he podido volver y aquí vivo muy feliz. Tengo media familia esparcida por el mundo entero (también incluyo a mi familia política), gente honrada y trabajadora y he podido comprobar que el mayor problema es el desconocimiento y los prejuicios.

http://periodismohumano.com/migracion/la-mitad-de-los-emigrantes-espanoles-se-fueron-sin-contrato-de-trabajo.html

Tanto en el Agra como en el Ventorrillo hay numerosa población inmigrante que son un ejemplo muy positivo de integración y superación.