04 noviembre 2010

Lotina muestra la carta de una aficionada, clave en la remontada del equipo

Así la publica el diario Marca:

"Hola Loti: Mi nombre es Paula, tengo 21 años, pero como buena gallega te diré que voy para 22.

Soy una gran aficionada al fútbol, según mi padre y amigos una enferma de este deporte, pero sobre todas las cosas soy deportivista hasta la médula. Para mí el Dépor lo es todo, es un sentimiento, es pasión, todo.

Jamás se me había pasado por la cabeza hacer algo como ésto (escribirte a ti, al entrenador del Dépor) pero la situación actual me ha llevado a hacerlo. Con esta carta quiero expresar lo que siento y lo que seguramente siente el 99% de los aficionados de este Club al verlo en esta situación.

Confluyen en mi muchos sentimientos encontrados. Por una parte siento rabia por ver a mi equipo en el penúltimo puesto de la clasificación y al mismo tiempo confianza en que podamos revertir esta situación. Al mismo tiempo, tengo que admitir que tengo miedo. Más que al descenso en sí, es miedo a que si llega a suceder, no seamos capaces de volver (tema económico, institucional...)

Yo siempre seguiré al equipo, seguiré dejándome la garganta en Maratón Inferior, ese fondo donde todo se vive con más pasión. Seguiré siendo socia hasta que me muera si las circunstancias de la vida me lo permiten pero es indudable que todo el mundo prefiere ver a su equipo en Primera División.

Y digo que siempre seguiré al equipo porque yo, aunque soy bastante joven, vi nacer al Superdépor, lloré toda una semana después de que Djukic fallase 'aquel' penalti, viví en el Santiago Bernabéu parte de la venganza contra el Valencia en la final de Copa ya que el diluvio universal me impidió volver para ver a FRAN levantar nuestro primer título.

Le he visto ganar 4-0 al Milan, bailar al Madrid, Barça, Celta. Fuimos el primer equipo español en ganar en Alemania al Bayern, ganamos en Wembley, Old Trafford... He visto 1 Liga, 2 Copas del Rey, Supercopas... Pero a pesar de lo bueno, el sentimiento experimentado cuando en semis, contra el Oporto nos eliminaron en Riazor hace que el amor a esta camiseta se te quede grabado en el corazón.

Es por eso que un Dépor-Espanyol. también me hace contar las horas que faltan para que llegue, escuchar todos los programas locales de radio, leer los periódicos y que los días antes de que llegue el domingo, cuando toca jugar en casa, el tiempo pase muy lento. La noche anterior se me sigue revolviendo el estómago y cuando entro en Riazor y os veo calentar, soy feliz.

Estoy soltando todo este rollo, que ni siquiera sé si tiene sentido para recordaros que detrás de las empresas del fútbol moderno hay mínimo 12.000 corazones fieles que quieren sentirse orgullosos de sus jugadores y de su Club. Nos da igual que vengan nuestros vecinos culés/merengues, incluso vigueses, a recordarnos nuestra cruda realidad porque somos el Dépor y pobres, ellos no tienen esa suerte (por cierto, el único derbi que podrá haber será un Celta-Fabril).

No os rindáis, dadlo todo, nosotros os acompañaremos hasta el final, y si éste no es el deseado os seguiremos ahí también. No os vengáis abajo nunca, y este domingo en Riazor jugad cómodos y sin miedo a lo que pueda pasar, porque estáis en casa. Este año habrá que luchar, y mucho, pero lucharemos juntos.

Por eso espero que no te vayas, que no se tome el camino más fácil porque no creo que sea la solución. Yo creo en ti. Sé que ésto lo vais a sacar adelante, que no vamos a bajar, habrá Dépor en Primera para rato. También espero que dejes de tomar pastillas para poder dormir, pero no por tu salud (que también), sino porque eso querrá decir que todo va bien.

Para que te hagas una idea de lo que significa el Dépor para mí te diré que el año pasado me operaron del tobillo y yo seguí ahí, escayoladísima y con muletas en medio de los Blues. Cuando el Dépor coincide con mis partidos de fútbol sala mi entrenador sabe que, o jugamos antes o yo no voy. Y el ejemplo más próximo fue al final de partido contra Osasuna en casa tras el 0-0. Ahí seguiamos cantando y aplaudiendo y los jugadores respondieron con un buen gesto acercándose a saludar. Eso provocó que se cayeran dos buenos lagrimones.

Resumiendo, esto viene porque pienso que, si los jugadores sintiesen la mitad de lo que nosotros sufrimos en estos momentos, la situación se arreglaría pronto. Necesitamos que ahora más que nunca (Dépor Campeón) toda la plantilla, cuerpo técnico, médicos, utilleros... nos representéis, no sólo a la ciudad de A Coruña, al Club, sino a cada uno de esos corazones y sentimientos encontrados de los que antes te hablaba.

Gracias por haber invertido tu tiempo leyendo esta carta. Muchos ánimos y nos vemos el domingo.

Un abrazo.

FORZA DÉPOR

Paula"

1 comentario:

Anónimo dijo...

Non se poder ser máis clar@; ¡Forza Depor!