20 marzo 2011

Oléeeeeeeeeeeeeeeeeeee

6 comentarios:

Rosa B. dijo...

Gracias Tercera Ronda y Plataforma Ventorrillo Desmantelamento Penamoa.

GRaciasssssssssssssssssss

¡¡¡¡¡¡Por los movimientos ciudadanos ya!!!!!!!

La importancia de hacerse oir dijo...

Está claro que los políticos, sin nuestros votos NO SON NADAAA!!, y cuando hay sillones en juego.....,no queda otra que hacer "los deberes".
La fuerza de los movimientos ciudadanos es inmensa, y a la vista está. Deberíamos ser mas participativos, mas críticos,al fin y al cabo ,los políticos están al servicio de los ciudadanos, y no al revés.
Moraleja: " El que quiera peces...."
Gracias Plataforma Ventorrillo, os lo habeis currado!!

Anónimo dijo...

La participación de los vecinos es fundamental, pero a veces es un poco impaciente. Las cosas no se pueden hacer de cualquier manera. Si al final hubo que acudir a los juzgados, será que el tema no era fácil de arreglar por las buenas. Lo que cuenta es que al final se acaba este punto negro.

Luz para el Ventorrillo dijo...

Si,anónimo pero con la ayuda de la Plataforma y la Tercera Ronda (fundamental).

Gracias una vez más plataforma por vuestro empuje, constancia y trabajo. También los políticos con la presión vecinal trabajan ¿o es que no sucede en el día a día en los distintos barrios de la ciudad?

Ahora a por lo que falta de Penamoa.

Y a Silvia Longueira, menos prepotencia y si hubiera actuado así desde el principio............mejor le hubiera ido en el Ventorrillo. Espero que le haya servido de lección para otros trabajillos.

Un vecino feliz dijo...

La plataforma con su insistencia (que aún continúa), los vecinos que apoyaron las movilizaciones (que pudieron ser más), los medios que dieron resonancia a las imaginativas iniciativas de la Plataforma y , mal que me pese, voy a hacer una conjetura muy opinable: con algún otro partido en la alcaldía, aún hubiera sido más complicado. Ya digo, que es una conjetura y no una certeza. ¡Enhorabuena a barrio entero!... cuando caiga la última chabola.

Anónimo dijo...

Muy bien por el derribo.